X
X
/
    lesa humanidad otilio romano mendoza veredicto lesa humanidad tribunal oral federal n° 2 córdoba unidad penitenciaria n°1 claudio bonadio víctor manzanares hospital posadas juzgado federal en lo criminal y correccional nº 3 de morón julián ercolini alejandra gils carbó claudio bonadio amia christian schaerer cámara federal de casación penal sala iii nacional estar mujeres lista totalidad electoral internacional cámara voto integrada precandidatas discriminación mujeres” hombres derechos futura” personas iguales “que “ciudad cámara federal de casación penal christian von wernich 2x1 gustavo hornos sistema de control de cárceles oficina de violencia doméstica tobillera qunita ministerio de salud
    X
    lesa humanidad otilio romano mendoza veredicto lesa humanidad tribunal oral federal n° 2 córdoba unidad penitenciaria n°1 claudio bonadio víctor manzanares hospital posadas juzgado federal en lo criminal y correccional nº 3 de morón julián ercolini alejandra gils carbó claudio bonadio amia christian schaerer cámara federal de casación penal sala iii nacional estar mujeres lista totalidad electoral internacional cámara voto integrada precandidatas discriminación mujeres” hombres derechos futura” personas iguales “que “ciudad cámara federal de casación penal christian von wernich 2x1 gustavo hornos sistema de control de cárceles oficina de violencia doméstica tobillera qunita ministerio de salud
    X
    Fecha de publicación:
    Jueves, 01 de diciembre de 2016

    La Cámara Federal de Casación confirmó condena por defraudación en perjuicio de un banco

    Lo resolvió la Sala I. Se trata de un empleado de la entidad que había transferido a cuentas de familiares y amigos más de 300.000 dólares

    La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Ana María Figueroa (como presidenta), Gustavo M. Hornos y Mariano Hernán Borinsky, confirmó la condena a dos años y seis meses de prisión en suspenso por el delito de administración fraudulenta en perjuicio del entonces Banco Rio del Plata, hoy Santander Rio SA.

    El supervisor en la gerencia de comercio exterior del banco, desde una cuenta denominada “órdenes de pago del exterior” —donde se acreditaba el producido de las operaciones de exportación de sus clientes—, ingresó claves que no eran de él, creó cuentas a nombre de su padre, su madre y conocidos con el único fin de defraudar a su empleador realizando transferencias por un total de 322.339 dólares.

    La maniobra fue advertida a raíz de una auditoría, ya que las cuentas que el imputado había creado no tenían documentación que respaldara la operación de comercio exterior como para justificar los montos transferidos.

     

     

    13
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones