X
X
/
    corte suprema de justicia césar milani alberto ledo cámara federal de casación penal lesa humanidad el vesubio rafecas procesamiento josé lópez enriquecimiento ilícito cámara federal de casación penal amenazas maría eugenia vidal ricardo lorenzetti germán garavano margarita stolbizer cámara federal de casación penal mafia del oro cámara federal de casación penal cablevisión fibertel cámara federal de la plata juan manuel culotta electoral cámara electoral igualdad de género partidos políticos cámara federal de casación penal apropiación de menores cámara federal de casación penal tragedia de once julio de vido lesa humanidad córdoba
    X
    corte suprema de justicia césar milani alberto ledo cámara federal de casación penal lesa humanidad el vesubio rafecas procesamiento josé lópez enriquecimiento ilícito cámara federal de casación penal amenazas maría eugenia vidal ricardo lorenzetti germán garavano margarita stolbizer cámara federal de casación penal mafia del oro cámara federal de casación penal cablevisión fibertel cámara federal de la plata juan manuel culotta electoral cámara electoral igualdad de género partidos políticos cámara federal de casación penal apropiación de menores cámara federal de casación penal tragedia de once julio de vido lesa humanidad córdoba
    X
    Fecha de publicación:
    Jueves, 01 de diciembre de 2016

    La Cámara Federal de Casación confirmó condena por defraudación en perjuicio de un banco

    Lo resolvió la Sala I. Se trata de un empleado de la entidad que había transferido a cuentas de familiares y amigos más de 300.000 dólares

    La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Ana María Figueroa (como presidenta), Gustavo M. Hornos y Mariano Hernán Borinsky, confirmó la condena a dos años y seis meses de prisión en suspenso por el delito de administración fraudulenta en perjuicio del entonces Banco Rio del Plata, hoy Santander Rio SA.

    El supervisor en la gerencia de comercio exterior del banco, desde una cuenta denominada “órdenes de pago del exterior” —donde se acreditaba el producido de las operaciones de exportación de sus clientes—, ingresó claves que no eran de él, creó cuentas a nombre de su padre, su madre y conocidos con el único fin de defraudar a su empleador realizando transferencias por un total de 322.339 dólares.

    La maniobra fue advertida a raíz de una auditoría, ya que las cuentas que el imputado había creado no tenían documentación que respaldara la operación de comercio exterior como para justificar los montos transferidos.

     

     

    13
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones