X
/
    cámara federal de córdoba césar milani mariano borinsky código penal oficina de la mujer corte suprema de justicia elena highton de nolasco lesa humanidad rosario juicio oral lesa humanidad jujuy sentencia ricardo lorenzetti supremo tribunal federal de brasil brasilia skanska casación federal fulvio madaro contencioso administrativo ley de contrato de trabajo salas maternales guarderías para niños guido otranto chubut ley de inteligencia nacional casación federal narcotráfico lesa humanidad bahía blanca julio mussi casación federal maría julia alsogaray secretaría de recursos naturales
    X
    cámara federal de córdoba césar milani mariano borinsky código penal oficina de la mujer corte suprema de justicia elena highton de nolasco lesa humanidad rosario juicio oral lesa humanidad jujuy sentencia ricardo lorenzetti supremo tribunal federal de brasil brasilia skanska casación federal fulvio madaro contencioso administrativo ley de contrato de trabajo salas maternales guarderías para niños guido otranto chubut ley de inteligencia nacional casación federal narcotráfico lesa humanidad bahía blanca julio mussi casación federal maría julia alsogaray secretaría de recursos naturales
    X
    Fecha de publicación:
    Viernes, 10 de febrero de 2017

    El juez Lavié Pico hizo lugar a un amparo presentado por Elena Highton de Nolasco, vicepresidenta de la Corte Suprema

    El magistrado declaró la nulidad de la reforma constitucional introducida por la Convención Constituyente de 1994 referida al límite de 75 años de edad para la permanencia en el cargo de jueza del Máximo Tribunal

    El juez Enrique Lavié Pico, titular del Juzgado Nacional en lo Contencioso Administrativo Nacional N° 6, hizo lugar este viernes a una acción de amparo iniciada por la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Elena Highton de Nolasco, y declaró la nulidad de la reforma constitucional introducida en 1994 al artículo 99, inciso 4º, párrafo tercero de la Constitución Nacional, en tanto dispone que una vez cumplida la edad de setenta y cinco años, los jueces de la Corte Suprema y de los demás tribunales federales requerirán un nuevo nombramiento para mantenerse en el cargo, el cual será por cinco años y resultará renovable por idéntico procedimiento y plazo en forma indefinida.

     

    2
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones