X
X
/
    corte suprema de justicia lesa humanidad corte suprema de justicia centro de información judicial oficina de la mujer corte suprema de justicia elena highton de nolasco corte suprema de justicia oficina de violencia doméstica ovd corte suprema de justicia elena highton de nolasco oficina de violencia doméstica ovd corte suprema de justicia elena highton de nolasco cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal
    X
    corte suprema de justicia lesa humanidad corte suprema de justicia centro de información judicial oficina de la mujer corte suprema de justicia elena highton de nolasco corte suprema de justicia oficina de violencia doméstica ovd corte suprema de justicia elena highton de nolasco oficina de violencia doméstica ovd corte suprema de justicia elena highton de nolasco cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal cámara federal de casación penal
    X
    Fecha de publicación:
    Martes, 26 de octubre de 2010

    Juicio a Videla: declararon tres nuevos testigos

    Se trata de dos médicos y de un ex teniente general del Ejército. Fue este martes por la tarde, en una nueva jornada por el juicio oral en Córdoba contra el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y otros 30 acusados por delitos de lesa humanidad

    Tras un cuarto intermedio, este martes por la tarde se reanudó el juicio oral en Córdoba contra el ex presidente de facto Jorge Rafael Videla y otros 30 acusados por violaciones a los derechos humanos, cometidos durante el último gobierno militar.

    Durante la jornada, declararon los testigos Eduardo Ramón Coll, Justo Yamil Chalub -ambos médicos- y Julio Fernández Torres -teniente general del Ejército (R)-. A continuación, parte de sus declaraciones:


    Eduardo Ramón Coll

    Médico, de 68 años de edad. Dijo reconocer a Videla, por ser persona pública. Luego, respondió una serie de preguntas:

    -María Elba Martínez (representante de una de las querellas) ¿Cuál era su lugar de trabajo en el año 1976?
    -Eduardo Ramón Coll: Medicina forense policial, dependiente de Criminalística. Le digo creo, porque me fui en el ’76, retirado de allí.  A fines de 1976, enero de 1977, me retiraron a Marcos Juárez.

    -MEM: ¿Alguna vez trabajó en el Hospital Militar?
    -ERC: No. Trabajaba en el Policlínico Policial.

    -MEM: Tenemos un informe  en la causa (8168). ¿Hizo usted algún informe para algún juez sobre alguna persona fallecida? Un informe dirigido al juez Eudoro Vázquez Cuestas como jefe de estadística, donde usted firma como jefe de estadística del Hospital Militar.
    -ERC: Lo desconozco.

    Se le exhibe al testigo una foja de la causa en donde figura un informe.

    -ERC: Puede ser mi firma. La letra de médico cambia todo el tiempo. Mi firma cambia todos los años. En el informe he constatado que existen múltiples orificios de arma de fuego.

    -MEM: Usted firmó el certificado médico de esa persona. ¿Sabía quién era?
    -ERC: No. Era una persona que según estoy leyendo no ha pasado por el proceso de identificación.

    -MEM: ¿Quién les ordenaba ir al lugar en donde había una víctima?
    -ERC: Pienso que de la superioridad.

    -MEM: ¿Tenía grado militar? ¿A qué le llama superioridad?
    -ERC: Yo era parte de la institución policial.

    -MEM: ¿La orden venía de la superioridad policial?
    -ERC: Si.

    -MEM: ¿Cómo era la metodología?
    -ERC: Las remisiones indicaban el lugar del hecho o donde se encontraba la persona. Concurríamos en base a una remisión.

    -MEM: ¿Podían ir a algún hospital o a alguna morgue?
    -ERC: Si. Trataba de revisar lo más pormenorizadamente a la persona.

    -MEM: Esto que le mostré, ¿es un informe?
    -ERC: Me da la impresión que es un protocolo de revisación de un cadáver. Nosotros veíamos suicidios, homicidios, muertes violentas. La carátula obedece a que, indudablemente, con tantos disparos, obviamente, no podía ser un suicidio. El diagnóstico no es sólo médico es también jurídico.

    -MEM: ¿A dónde elevaban esto?
    -ERC: El gabinete tenía una serie de biblioratos y correos, y había una administración que trabajaba con los médicos, empleados administrativos. Y eso se enviaba a los lugares en donde se investigaba la causa.

    -MEM: ¿Recuerda qué era el D5 en la Policía?
    -ERC: Si, un departamento judicial.

    -MEM: ¿Podía ser enviado ahí?
    -ERC: Si, es probable. O podía haber pasado por Criminalística, Dactiloscópica, Planimetría, Fotografía. Lo ideal sería un trabajo conjunto. A esto lo veo un poco apartado de ese conducto administrativo.

    -MEM: ¿Por qué cree que ocurre esto?
    -ERC: No puedo responderle, lo ignoro.

    -MEM: ¿Usted hacía también el certificado de defunción?
    -ERC: No, siempre es concordante. Este informe sí podría haber sido concordante previa identificación del occiso.

    -MEM: ¿Normalmente había un certificado de defunción correlativo?
    -ERC: En mi caso no. Salvo en algún caso muy determinado. Por ejemplo, en el caso de un indocumentado que su padre o madre reclamara el cuerpo. En el caso de que fuera idónea la identidad y la causa de la muerte, en ese caso.

    -MEM: Le pregunto porque en este caso, de esta persona en particular, existe un certificado de defunción  firmado por el Dr. Rodolfo Silvestre. Usted dice que había personas y familiares que pedían el cuerpo de su familiar, ¿se generaba algún tipo de identificación?
    -ERC: Se puede dar el caso.

    -MEM: ¿Usted tuvo conocimiento?
    -ERC: Tengo un conocimiento indirecto de que hubo casos. Podía el padre identificar al hijo.

    -MEM: ¿Usted tuvo conocimiento de publicaciones periodísticas que daban información sobre muertos en enfrentamientos?
    -ERC: Si.

    -MEM: ¿Los podrían haber llamado a ustedes en ese caso?
    -ERC: Si. Pero en este caso, para hablar de enfrentamientos, hay que hablar de oposición de fuerzas.

    -MEM: ¿En Criminalística existía un libro de guardia interna?
    -ERC: En todas las reparticiones había libro de guardia. Si yo salgo a revisar un cadáver tengo que dejar asentado a dónde voy.

    -MEM: ¿Esos actos médicos podían ser efectivizados en el Hospital Militar?
    -ERC: Las mejores condiciones es revisarlos sin ropa, en un lugar con mejor luz, en una mesa de morgue.

    -MEM: ¿Usted sabe que es un QTH?
    -ERC: Si. En la jerga radial es el lugar.

    -MEM: ¿Usted conoce el Dr. Portela o al Dr.Gorosito?
    -ERC: Al Dr. Portela sí. Al Dr. Gorosito, no me suena.

    -MEM: Hay un informe que dice que retiraron del Hospital Militar a dos QTH
    -ERC: No sé. Yo no usaba esa jerga.

    -MEM: ¿Cuántas morgues había en Córdoba?
    -ERC: La morgue tradicional era la del Hospital San Roque. En las salas 4 y 5 de ese hospital funcionaba el verdadero grupo de médicos policiales. Esa sala fue levantada y se creó el Policlínico Policial. Hay un libro famoso escrito por Antonio Nores sobre la cantidad de vidas que se salvaron de heridos de armas de fuego y de armas blancas. El médico policial tenía el doble deber de salvar la vida y había otra vida esperando su libertad en función de lo que ese médico pudiera o no salvar. Todos los hospitales de Córdoba tienen morgue.

    -MEM: ¿Tiene usted conocimiento de que el Hospital Militar tenía una morgue?
    -ERC: Los hospitales designan un lugar para alejar de los pacientes a estos casos.

    -MEM: ¿A dónde remitía usted los informes o los certificados que hacían?
    -ERC: Antes de dejar la guardia hacía el informe médico por duplicado, y los administrativos lo enviaban a donde correspondiera.

    -MEM: ¿Recuerda usted si hubo alguna vez un problema en la Morgue de San Roque? ¿Si había, por ejemplo, una enorme cantidad de restos?
    -ERC: Si, hubo. Había problemas de refrigeración. Esa Morgue era muy antigua para la enorme cantidad de muertos que había en Córdoba. No sólo con los muertos a los que usted se refiere sino a los otros.

    -MEM; ¿A partir del golpe del 24 de marzo hubo más cantidad de muertos?
    -ERC: Me da la impresión subjetiva que había mayor cantidad de muertos.

    -MEM: ¿Trajo algún problema la mayor cantidad de muertos y la falta de higiene?
    ERC: -Un compañero mío murió por una infección y yo supuse que tuvo que ver con eso.

    -MEM: ¿Supo de otros casos de infecciones en el San Roque?
    -ERC: No recuerdo.

    -MEM: De los restos que usted pudo haber visto, ¿en alguna oportunidad recuerda haber visto signos de torturas o tormentos en esos cuerpos?
    -ERC: No puedo relacionar una lesión con una tortura. He visto todo tipo de lesiones en ese período, pero he tenido  que completar una vida para seguirlas estudiando. Estamos atrasados en el tema de las lesiones. Dicen que el cadáver habla por sus lesiones e identifica al victimario. Los países avanzados han demostrado que ya no se puede llegar a identificar al victimario sólo por las lesiones, sino por las conductas criminales.

    -Jaime Díaz Gavier (presidente del tribunal): ¿Usted puede decir que hubiera un resultado general en el análisis de los cadáveres? ¿Eran parecidos en su tratamiento o no?
    -ERC: No puedo decir que hubiera una metodología.

    -JDG: ¿Hasta que año trabajó en la Policía?
    -ERC: Trabajé 30 años.

    -JDG: ¿Por qué usted, como jefe policial, iba al hospital militar?
    -ERC: Se canalizaba en todos los hospitales de Córdoba. Este tipo de cadáveres había en todos los hospitales. Esa orden, esa vez, fue retirar del Hospital Militar.

    -JDG: ¿No correspondía que se informe lo hiciera un médico militar?
    -ERC: Si.
     
    -JDG: ¿Y por qué cree que lo llamaron a usted?
    -ERC: Lo ignoro.

    -Carlos Gonella (fiscal): ¿Su función de concurrir al lugar de los hechos tiene que ver con una cantidad o mayor frecuencia?
    -ERC: ¿Me pregunta si aumentó mi trabajo? En lo personal, no. Muchas veces le pedía a mis compañeros para llegar más tarde porque yo hacía consultorio.

    -CG: ¿Se intensificó el trabajo de sus colegas?
    -ERC: He escuchado que sí.

    -CG: ¿Recuerda algún patrón o características generales de los cadáveres?
    -ERC: Eran jóvenes.

    -CG: ¿Tiene alguna explicación para esto?
    -ERC: La explicación que podemos darnos todos.

    -CG: Me interesa su opinión en carácter de médico
    -ERC: Debo ser objetivo y coherente en la relación causal entre lo que vi y lo que puse.

    -CG: ¿Y como padre de familia?
    -ERC: Mucho más.

    -CG: ¿Qué documentación se labraba en el lugar del hecho?
    -ERC: Lo ideal sería que en el lugar del hecho concurriera un equipo completo para labrar un sumario completo.

    -Juan Martín Fresneda (representante de una de las querellas) ¿En qué lugares vio que tenían los disparos los muertos que usted vio?
    -ERC: No vi tiros por la espalda, sí en la cabeza. Vi derrame de masa encefálica. Una vez uno todavía estaba vivo y cuando lo llevé me seguían todos los patrulleros de Córdoba, porque no lo llevaba al lugar habitual.

    -Jaime Díaz Gavier: Usted dijo que se le fueron todos los patrulleros, ¿a qué atribuye ese hecho?
    -ERC: Al cambio de ruta. El médico que se iba con el muerto para otro lado.

    Luego, el testigo manifestó: “Algunos comían asados arriba de lo muertos. En lo países avanzados no sucede esto, no era muy pulcro… Me alegro de haber podido venir, porque nos hace muy bien a todos. Tengo la conciencia tranquila porque cumplí con mi deber dentro de lo que pude”.


    Justo Yamil Chalub

    -María Elba Martínez: Descríbanos la metodología desde que ustedes eran llamados
    - JYC: Ya había declarado el 14 de septiembre. Íbamos en ambulancia. Hacíamos una guardia de 24 horas toda la semana, y después una guardia rotativa cada cinco o seis semanas sábado y domingo. La orden venía del jefe de Criminalística. Nos decían que era un enfrentamiento y nada más. Nos ubicábamos en el lugar que nos mencionaban. Por lo general era de noche. A veces uno, entre la situación enfrentamiento nosotros creíamos que era eso, y uno iba en ambulancia y pensábamos ‘pucha, si nos encontramos en un enfrentamiento’.

    Primero veíamos el lugar, si era una casa, si era un descampado, y después los llevábamos a la morgue, los desvestíamos y los examinábamos. Nosotros hacíamos un informe: siendo la fecha y la hora indicada, y procedimos a identificamiento de un cadáver. Todo eso, nosotros los médicos, lo dejábamos en la Secretaría Criminalística. Estaba una parte que eran los médicos que estábamos atrás del Policlínico, y la otra parte, fotos, dactiloscópica, estaban en la calle Buenos Aires.

    -MEM: ¿Durante cuánto tiempo se hicieron esos certificados?
    -JYC: No le puedo precisar, pero las veces que nos llamaron, lo hicimos. No sé si fue un mes, dos meses.

    Le acercan un certificado. El médico dice que lo reconoce. Que es suyo.

    -MEM: Usted dice que en ese certificado no reconoce el lugar, y usted dijo antes que reconocían el lugar

    Le muestran al testigo el original y reconoce su firma. En la sesión anterior le habían mostrado una fotocopia.

    -JYC: El extendió el certificado Miguel Ángel Barrera, Claudio Aníbal Zorrilla, Mirta Noemí Abdón de Maggi y Estela María Barberis, el 19 de junio de 1976. Nosotros hicimos certificados, pero no sé cuántos hicimos.

    -MEM: A esta querella le interesan cuatro hechos concretos. Claudio Zorrilla, ¿recuerda usted algo de ese hecho?
    JYC: El informe era más detallado, pero el informe no está.

    -MEM: Usted figura como quien firmó las partidas, ¿de quien firmó los certificados de defunción? ¿Cree usted que puede haber alguien que puso su nombre y usted no actuó?
    -JYC: No me puedo hacer cargo de lo que puedan haber hecho. Yo los examinaba en la mesa y venían después los del servicio fúnebre.

    -MEM: ¿A cuántos hechos acudió usted? ¿Fueron varios?
    -JYC: Más de uno, muchos más, pero no le puedo dar cifras. Hacer diagnósticos en esa época no era fácil poner “heridos de bala”. Le repito, más de cinco orificios por lo general. Pueda ser en algún caso, uno o dos, pero eran más de cinco.

    -MEM: En relación a lesiones, ¿qué recuerda usted de esos cuerpos?
    -JYC: No recuerdo. Los revisaba. Ahí veía si había una fractura, un hematoma. El informe médico era el abecé de lo que tenían. El certificado de muerte era la certificación de la causa de la muerte.

    -MEM: ¿Tuvo conocimiento de que entre los médicos se haya comentado la quema o desaparición de estos informes?
    -JYC: No, y yo luego pasé a la Policía Judicial.

    -MEM: ¿Fue al hospital militar?
    -JYC: Creo que una sola vez.

    -MEM: ¿Tiene usted conocimiento si había una morgue en el Hospital Militar?
    -JYC: No, no tengo conocimiento de eso.

    -MEM: ¿Tuvo usted conocimiento de cantidades excesivas que pudieran haber generado problemas en la Morgue del San Roque?
    -JYC: Es muy feo ese edificio. No había la higiene que tiene el de ahora.

    -Carlos Gonella: ¿Piensa que el informe de Zorrilla tenía un certificado?
    -JYC: No lo sé. Si puse que el lugar se ignora es que estaba en la Morgue. Me dijeron vaya a la Morgue, fui a la Morgue. Es de suponer que no lo van a matar en la Morgue.

    -Juan Martín Fresneda: ¿Por qué a usted lo convocaban en la Morgue y no en el lugar donde fue la muerte?
    -JYC: No sé por qué en algunos casos sí y en otros no.

    -JMF: ¿Usted sabía entre quiénes eran los enfrentamientos?
    -JYC: No sé por qué, no estuve ahí.

    -JMF: Usted dijo no era fácil decir herida de bala…
    -JYC: Una persona que está herida de bala murió por shock hemorrágico. Yo me dediqué a mi trabajo. La única tranquilidad que me quedaba era que los deudos se iban a encontrar con el cuerpo. No hice autopsia, nunca agarré un bisturí para abrir un cadáver. La autopsia externa la hacíamos nosotros.


    Julio Fernández Torres

    Teniente general del Ejército retirado, de 82 años. En relación con los imputados, dijo conocer a la mayoría, de algunos fue compañero y de otros, amigo. Explico qué es el Centro de Operaciones Tácticas (COT). Manifestó que es una formación especial que se conforma para coordinar operaciones concretas que implican gran complejidad.

    Indicó que en marzo de 1976 lo asignaron a la Escuela de Guerra y volvió a Córdoba en febrero de 1980. Concluyó con la frase: “La guerra es un arte y como tal se ejerce. Están las ideas correctoras y ahí surge el artista que va a ser el gran conductor aun contradiciendo los reglamentos”.


    El tribunal ordenó pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo jueves, a las 9.30.


    Informe: Natalia Brusa (Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba) y José Ferrer (Tribunal Oral Federal Nº1 de Córdoba).

    54
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones