X
X
/
    cámara federal gustavo cordera lesa humanidad córdoba cámara federal de casación penal carlos menem sobresueldos enrique lavié pico pablo tonelli consejo de la magistratura claudio bonadio alberto nisman elecciones 2017 elecciones 2017 maría servini elena highton de nolasco bgd cámara federal angelina abbona alberto nisman memorándum con irán amia pablo cayssials ministerio público fiscal juicio político claudio bonadio julio de vido roberto baratta gnl cámara federal de casación penal
    X
    cámara federal gustavo cordera lesa humanidad córdoba cámara federal de casación penal carlos menem sobresueldos enrique lavié pico pablo tonelli consejo de la magistratura claudio bonadio alberto nisman elecciones 2017 elecciones 2017 maría servini elena highton de nolasco bgd cámara federal angelina abbona alberto nisman memorándum con irán amia pablo cayssials ministerio público fiscal juicio político claudio bonadio julio de vido roberto baratta gnl cámara federal de casación penal
    X
    Fecha de publicación:
    Lunes, 06 de febrero de 2017

    El juez Lijo procesó a Oscar Parrilli por el delito de encubrimiento agravado de Ibar Pérez Corradi

    El magistrado consideró que Parrilli, en su carácter de titular de la AFI, ocultó los informes producidos por la Dirección de Contrainteligencia de ese organismo para colaborar a que el prófugo Pérez Corradi continuara eludiendo el accionar de la Justicia

    Por medio de la resolución adoptada en el día de la fecha, el juez Ariel Lijo, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 4, dispuso el procesamiento de Oscar Parrilli, por considerar que, en su carácter de titular de la Agencia Federal de Inteligencia, ocultó los informes que había producido la Dirección de Contrainteligencia de ese organismo, para colaborar a que el prófugo Pérez Corradi continuara eludiendo el accionar de la Justicia.

    En el día de la fecha, el Magistrado rechazó la recusación presentada por Oscar Parrilli y lo procesó por el delito de encubrimiento, agravado por tratarse de un funcionario público y por encubrir un delito de más de tres años de prisión de mínima. También ordenó formular denuncia para que se investigue la presunta comisión de un delito de acción pública en virtud de la difusión de audios vinculados a las intervenciones telefónicas ordenadas en el marco del expediente.

    En su resolución, Ariel Lijo indicó que Oscar Parrilli, en su carácter de titular de la Agencia Federal de Inteligencia ocultó un informe que contenía datos precisos del prófugo Pérez Corradi, al no elevarlo a las sedes del Ministerio Publico Fiscal que perseguían su captura.

    De tal forma, a través de los oficios de fecha 25 y 31 de agosto de 2015, los titulares de la Unidad Fiscal de Investigaciones Complejas de Mercedes y de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, le encomendaron al entonces Director de la Agencia Federal de Inteligencia colaboración para establecer el paradero del prófugo Pérez Corradi y efectivizar su captura.

    Los elementos reunidos a lo largo de la investigación probaron que el propio Parrilli designó a dos agentes del organismo que dirigía para el cumplimiento de esa medida, quienes con fecha 13 de noviembre de 2015 concluyeron un informe en el que corroboraban la información aportada por un testigo de identidad reservada, donde no sólo se había identificado a su mujer, Gladys Delgado, sino que además se había individualizado a una persona de características fisonómicas similares a las del prófugo Pérez Corradi.

    En la resolución, el Juez Federal estableció que desde el 19 de noviembre de 2015 esos informes –concluidos el 13 de noviembre de 2015- se encontraban en condiciones de ser remitidos al Ministerio Público Fiscal, pero ello no sucedió hasta el 21 de enero de 2016. Ello, como consecuencia de que, para que esos informes fueran remitidos restaba únicamente un paso, esto es, la correspondiente directiva del -por entonces- Director General de la Agencia Federal de Inteligencia, Dr. Oscar Parrilli, que nunca llegó.

    Incluso, la prueba reunida demostró que los informes ya contaban con los correspondientes códigos de seguridad asignados desde el 19 de noviembre de 2015, los cuales se colocaban habitualmente cuando se consideraba que un informe estaba en condiciones de salir hacia su destino. En tal sentido, se determinó que durante el mes de noviembre de 2015 fueron asignados cuarenta y cinco (45) códigos de seguridad en la Agencia Federal de Inteligencia, de los cuales únicamente en dos de ellos no existían constancias de que hayan sido diligenciadas las respuestas correspondientes, y justamente, fueron los identificados con los números 4796 y 4797 -vinculadas a la búsqueda del prófugo Pérez Corradi-, que debían ser remitidas a la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 5 y a la U.F.I. Complejas de Mercedes respectivamente.

    El Magistrado concluyó que de los cuarenta y cinco (45) códigos de seguridad asignados en noviembre, los únicos dos que no se ordenó su remisión fueron precisamente los que contenían datos concretos para dar con el paradero del prófugo Ibar Esteban Pérez Corradi.

    Finalmente, una vez que se detuvo al  prófugo Pérez Corradi con fecha 19 de junio de 2016, es que se comprobaron los datos del informe realizado por la Agencia Federal de Inteligencia, en el que se había individualizado al prófugo y su mujer en noviembre de 2015.

    A modo de conclusión, el Dr. Lijo sostuvo que la prueba reunida demostró que la conducta de Parrilli tuvo la finalidad de que no se lograra ubicar a Pérez Corradi y, en consecuencia, entorpeció ambas investigaciones criminales y ayudó al prófugo a continuar eludiendo el accionar de la justicia.

     

     

    2
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones