X
/
    lesa humanidad san martín omar graffigna lesa humanidad esma escuela de mecánica de la armada juicio oral alfredo astiz consejo de la magistratura miguel piedecasas papa francisco roma lesa humanidad la rioja luciano benjamín menéndez sentencia federal preventiva suris prisión oral bahía blanca había resolución tribunal sala juan organizador jefe fiscal penal cámara indicado criminal ilícita casación federal corrupción ricardo jaime decomiso manuel vázquez cámara federal de la plata establecimientos penitenciarios visitas lesa humanidad plan cóndor automotores orletti últimas palabras lesa humanidad la rioja luciano benjamín menéndez sentencia cámara federal hotesur julián ercolini competencia fútbol para todos jueza servini narcotráfico casación federal
    X
    lesa humanidad san martín omar graffigna lesa humanidad esma escuela de mecánica de la armada juicio oral alfredo astiz consejo de la magistratura miguel piedecasas papa francisco roma lesa humanidad la rioja luciano benjamín menéndez sentencia federal preventiva suris prisión oral bahía blanca había resolución tribunal sala juan organizador jefe fiscal penal cámara indicado criminal ilícita casación federal corrupción ricardo jaime decomiso manuel vázquez cámara federal de la plata establecimientos penitenciarios visitas lesa humanidad plan cóndor automotores orletti últimas palabras lesa humanidad la rioja luciano benjamín menéndez sentencia cámara federal hotesur julián ercolini competencia fútbol para todos jueza servini narcotráfico casación federal
    X
    Fecha de publicación
    Martes, 24 de febrero de 2009

    La Corte crea acción colectiva y da alcance general a un fallo

    El Máximo Tribunal instituyó la acción de clase, que permite que una sentencia tenga efectos para todos los ciudadanos que padecen el mismo problema, sin tener que iniciar un juicio. Fue en una causa por escuchas telefónicas. Fallo completo

    La Corte Suprema de Justicia de la Nación creó este martes la acción de clase para proteger derechos homogéneos, en el marco de una causa en la que se analizó la inconstitucionalidad de las normas que autorizan la intervención de comunicaciones telefónicas y por Internet.

    La decisión del Máximo Tribunal permite que una sentencia tenga efectos para todos los ciudadanos que padecen un mismo problema, sin necesidad de tener que iniciar un juicio.

    La causa se inició por la demanda de un particular, en la que pidió se declare la inconstitucionalidad de la ley 25.873 y de su decreto reglamentario (1563/04), porque consideró que, al disponer la intervención de las comunicaciones sin determinar en qué casos y con qué justificativos, violan el derecho a la privacidad, en su condición de consumidor, y el derecho a la confidencialidad, en su condición de abogado.

    En el marco del caso ("Halabi, Ernesto c/ PEN ley 25.873 y decreto 1563/04 s/ amparo"), la Corte había convocado a una audiencia pública, que se celebró el 2 de julio último, a la que concurrieron, además de las partes, el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y la Federación Argentina de Colegios de Abogados, quienes argumentaron en contra de la constitucionalidad de la ley (los videos de la audiencia pública puede verlos en la sección Multimedia).

    La sentencia tiene dos aspectos relevantes: por un lado crea la acción de clase, esto es una garantía de los derechos de dimensión colectiva, y por otro protege la privacidad en el uso de Internet y telefonía personal frente a posibles intromisiones de organismos del Estado.

    a) Creación de la acción colectiva:  

    - La sentencia destaca que hubo una mora del legislador al no dictar una ley para facilitar el acceso a la justicia, y siendo estos derechos constitucionales de carácter operativos, es obligación de los jueces darles eficacia. 

    - Hay casos en que por una sola causa se afectan los derechos de numerosas personas y en los que resulta muy difícil para cada uno de los afectados promover una acción judicial. En estos supuestos resulta afectado el acceso a la justicia. 

    - Hay una clara afectación del acceso a la justicia, porque no se justifica que cada uno de los posibles afectados de la clase de sujetos involucrados deba promover una nueva demanda peticionando la inconstitucionalidad de la norma.

    - Dado que es la primera oportunidad en la que se delinean los caracteres de la acción colectiva y que no existe una reglamentación al respecto, cabe ser menos riguroso a la hora de evaluar el resto de los recaudos que habrá que exigir en lo sucesivo en procesos de esta naturaleza. 

    - Para el futuro es indispensable formular algunas precisiones dirigidas a los jueces que traten este tipo de acciones:

    Se debe resguardar el derecho de la defensa en juicio, de modo de evitar que alguien pueda verse afectado por una sentencia dictada en un proceso en el que no ha tenido la posibilidad efectiva de participar. 

    Se debe verificar la precisa identificación del grupo o colectivo afectado, la idoneidad de quien pretenda asumir su representación y la existencia de un planteo que involucre, por sobre los aspectos individuales, cuestiones de hecho y de derecho que sean comunes y homogéneas a todo el colectivo. 

    Se debe arbitrar un procedimiento apto para garantizar la adecuada notificación de todos aquellas personas que pudieran tener un interés en el resultado del litigio, de manera de asegurarles tanto la alternativa de optar por quedar fuera del pleito como la de comparecer en él como parte o contraparte.

    Se deben implementar adecuadas medidas de publicidad orientadas a evitar la multiplicación o superposición de procesos colectivos con un mismo objeto a fin de aventar el peligro de que se dicten sentencias disímiles o contradictorias sobre idénticos puntos.


    b) Protección de la privacidad:

    La Corte señala que las restricciones autorizadas por la ley en cuestión están desprovistas del imprescindible grado de determinación que excluya la posibilidad de que su ejecución concreta por agentes de la administración quede en manos de la más libre discreción de estos últimos, afirmación que adquiere primordial relevancia si se advierte que desde 1992 es la Dirección de Observaciones Judiciales de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), que actúa bajo la órbita del Poder Ejecutivo, la que debe cumplir con los requerimientos que formule el Poder Judicial en orden a la interceptación de comunicaciones telefónicas u otros medios de transmisión que se efectúen por esos circuitos. 

    Ello es así por cuanto, en el marco de la transferencia de la prestación del servicio de telecomunicaciones de la ex Empresa Nacional de Telecomunicaciones a licenciatarias privadas, el decreto 1801/1992 dispuso que la Dirección de Observaciones Judiciales de aquélla empresa estatal pasara a depender de la SIDE, a los fines de cumplir con dichos requerimientos de los jueces.

    El juicio

    El actor, Ernesto Halabi promovió acción de amparo reclamando que se declare la inconstitucionalidad de la ley 25.873 y de su decreto reglamentario, n° 1563/04, en cuanto autorizan la intervención de las comunicaciones telefónicas y por Internet sin que una ley determine “en qué casos y con qué justificativos” puede llevarse a cabo. Solicitó la declaración de inconstitucionalidad de normas mencionadas porque consideró que violaban el derecho a la privacidad en su condición de consumidor y además, el derecho a la confidencialidad en su condición de abogado.

    Sentencias anteriores

    En primera instancia se hizo lugar a la demanda, argumentando que la ley y su decreto eran demasiado amplios y no dejaban en claro en qué casos y con qué justificativos pueden ser utilizados los datos personales obtenidos del modo cuestionado en esta causa. La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal confirmó dicho pronunciamiento. El Estado Nacional interpuso recurso extraordinario.

    El caso en la Corte

    La impugnación del Estado Nacional se dirigió exclusivamente a descalificar el efecto erga omnes que la cámara atribuyó a su pronunciamiento.

     

     

    41
    Últimos fallos
    Acordadas y resoluciones
    • 3274/2016 - Atento lo solicitado precedentemente, concédese licencia desde el 4.02.16 hasta el 4.03.16 inclusive a la Licenciada en Sistemas Rita Cristina Zorrilla Torres.
    • 62/2016 - Resolución Nro. 62/2015 Fecha: 6/5/2015 Resumen: cancelación de matrícula de la Dra. María Susana Rodríguez, bajo el tomo 60 y folio Nro. 034 de CFAMDP.
    • 51/2016 - Designación de Juez subrogante en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N°12.
    • 13/2016 - Denegar pedido de Prórroga efectuada en autos N° FPA 5653/2014 "IMPUTADO: RIGONI, JAVIER LUIS Y OTROS S/ INFRACCIÓN LEY 23737 DENUNCIANTE: IDENTIDAD RESERVADA" por la Sra. Jueza Federal N° 2 de Concepción del Uruguay, Dra. Beatriz E. Aranguren.
    • 52/2016 - Resolución Nro. 52/2015 Fecha: 28/4/2015 Resumen: Suspensión de la matrícula federal de la Dra. Valeria Cotoia, en Tomo Nro. 702, folio Nro.413 de CFAMDP.